Horario Oficinas: 9-14h y 16-19h
gargil@gargil.es

Cómo funcionan las bombas de caña para químicos

18/05/22

La manipulación de productos tóxicos en el sector químico es una de las operaciones que mayor seguridad requiere y que debe realizarse con los equipos adecuados. En muchas industrias se manipulan líquidos almacenados en bidones cuya extracción no es tarea fácil, por ello las bombas de caña para químicos se hacen totalmente imprescindibles en estos sectores para su transferencia segura. Veamos qué son exactamente y cómo funcionan.

Bombas de caña para químicos

Qué son las bombas de caña y por qué son útiles

Las bombas de caña para químicos, también llamadas bombas de trasvase para bidones, son instrumentos que se colocan en la parte superior de un recipiente que almacena un líquido corrosivo o tóxico para extraerlo de una manera rápida, sencilla y segura sin tener que volcar el bidón o efectuar otro tipo de tareas más aparatosas.

Una bomba de caña para bidones no solo vale para extraer líquidos acuosos; de hecho, la mayor parte de uso de estos aparatos de succión se emplea para líquidos más pesados y densos que el agua, como pueden ser aceites, combustibles o productos químicos corrosivos.

De esta forma, son muy válidas para ser usadas en aplicaciones como:

  • -Maniobrar líquidos entre diferentes contenedores o bidones.
  • -Envasados y dosificaciones químicas en distintos procesos industriales.
  • -Trasvase de todo tipo de líquidos en sectores como el químico, farmacéutico, curtidos, galvanizados, fabricación de productos químicos, agricultura, petróleo, etc.

Cómo funcionan las bombas de caña para químicos

Una bomba de caña se caracteriza por tener un tubo vertical, denominado caña, que es el que sirve para aspirar los líquidos. A medida que un fluido es aspirado, va recorriendo el tubo vertical hasta llegar a una derivación unida a otro conducto para reconducir el líquido al sitio demandado con la presión y el caudal suficiente para su reenvío rápido, incluso a largas distancias o salvando diferencias de altura.

La caña es introducida por una abertura o un orificio en el bidón y la aspiración se produce debido a la diferencia de presión existente entre sus dos extremos, proporcionando la extracción y el trasvase a un nuevo emplazamiento. Y para ello, hay tres tipos de bombas de caña para bidones:

Bomba de caña para bidones

  • Bombas de trasvase manual: las más comunes y funcionan a mano. Son las más utilizadas en aquellos casos donde no es necesaria una gran potencia o para la transferencia de pocas cantidades de líquido. Se accionan mediante una palanca.
  • Bombas de trasvase eléctricas: funcionan mediante electricidad para proporcionar la impulsión o el bombeo. El principio de funcionamiento es similar al de las manuales, con la diferencia que en este caso llevan incorporados motores. Es conveniente elegirlas para aquellos casos donde sea necesaria la impulsión de grandes volúmenes de líquido.
  • Bombas de trasvase neumáticas: similares a las anteriores, pero accionadas gracias al aire comprimido.

En función de los líquidos que se quieran manipular y de la temperatura que se alcance en el proceso, es necesario elegir correctamente el material de la caña. Así, en el mercado pueden encontrarse diferentes materiales como el PVC, el polietileno, PVDF, acero inoxidable, teflón y Viton, entre otros.

Ventajas de usar bombas de caña para químicos

Las bombas de caña para químicos son el instrumento perfecto para realizar cualquier trasvase de líquidos por las siguientes propiedades que tienen:

  • Modularidad: permiten el acoplamiento de numerosas cañas y motores en función de la aplicación. Además, pueden dejarse fijas o moverlas con gran facilidad según las necesidades.
  • Seguridad y facilidad de uso: una bomba de caña para bidones ahorra tiempo en el trasvase de líquidos y permite realizarlo sin salpicaduras ni derrames, proporcionando una gran seguridad en los operarios y en su entorno de trabajo.
  • Versatilidad: la gran cantidad de materiales disponibles, la posibilidad de elección entre manual, eléctrica o neumática y el amplio abanico de presiones, caudales y viscosidades de servicio, permiten una total adaptación en todos los sectores, aún en las condiciones más difíciles.

Por otro lado, están disponibles una gran cantidad de accesorios para facilitar cualquier trasvase de líquido o sustancia peligrosa. Así, es posible incorporar a las bombas de caña para químicos dosificadores, caudalímetros, grifos de pistola o filtros, proporcionando una gran fiabilidad en cualquier operación de transporte de fluidos.

CEO Gargil Suministros Industriales | + posts

Jose Antonio Garcia Mompeán es Ingeniero Técnico Industrial y Director de Gargil Suministros industriales desde el año 2005