Horario Oficinas: 9-14h y 16-19h
gargil@gargil.es

Tipos de válvulas según su función

16/06/21

Conocer los diferentes tipos de válvulas y su función es esencial para poder controlar todos los aspectos relativos a la circulación de fluidos o gases. Estos elementos permiten acciones como la apertura, el cierre o la regulación de líquidos por una tubería. Por ello son parte esencial de instalaciones tan importantes como pueden ser las de abastecimiento o saneamiento de agua. Gracias a ellos, es posible abrir un grifo en nuestras casas o permitir el funcionamiento de un mecanismo industrial.

Qué es una válvula

Una válvula es un elemento mecánico que sirve para iniciar, regular o detener el paso de gases o fluidos gracias a los diferentes grados de apertura que tienen sus componentes móviles. Pueden estar instaladas en conducciones o formar parte de mecanismos como motores y diversa maquinaria industrial. A su vez, pueden ser manuales o automatizadas.

Estos elementos son totalmente necesarios para controlar el movimiento de líquidos o gases. De esta forma, pueden servir para abrir o cerrar tramos, limitar el flujo que fluye por ellos y como medidas de seguridad. Y es que, mediante las válvulas, podemos regular velocidades, presiones y caudales del líquido o gas que circula por una conducción.

Cuáles son los tipos de válvulas según su función

Una vez que sabemos qué es una válvula, es preciso conocer qué tipos existen, ya que su elección dependerá, entre otros parámetros, de la funcionalidad que tenga.

tipos de valvulas industriales

Estos son los diferentes tipos de válvulas según su función:

Válvulas de aislamiento

También se las conoce como de cierre, de bloqueo, de corte o de interrupción. Estas clases de válvulas sirven para interrumpir el flujo de fluidos o gases. A su vez, pueden dividirse en lineales o giratorias en función de su sistema de movimiento.

Las válvulas de aislamiento lineales son aquellas en las que el movimiento del eje se realiza de arriba para abajo para cerrarlas y a la inversa para abrirlas. Las giratorias se mueven de forma rotatoria, completando un ángulo de 90º.

Ejemplos de estos tipos de válvulas lineales son las de globo, de compuerta, de guillotina o de diafragma. Mientras que las rotatorias son las de mariposa, las de bola o las macho.

Válvulas de retención

La función de una válvula de retención es la de permitir el paso de un fluido, pero impedir que haya un retroceso de él en el mismo punto. Esto puede producirse en el llamado “golpe de ariete”, que ocurre cuando hay un corte de suministro radical, impidiendo un retorno en el sentido de circulación de un fluido ocasionando unas sobrepresiones importantes que pueden dañar una instalación. Es el ejemplo clásico que ocurre cuando se cierra un grifo.

En función de sus diseños, podemos encontrar tipos de válvulas de retención como las de clapeta oscilante o excéntrica, las de disco con muelle, de doble plato, de pistón o las labiadas.

Válvulas de regulación

También conocidas como válvulas de control, por ser las encargadas de controlar y regular la cantidad de fluido que pasa por ellas. Las más modernas contienen dispositivos tecnológicos con aparatos precisos de medición que sirven para realizar una regulación exacta en función de los parámetros deseados. A este sistema se le conoce como “lazo de control”.

Estos tipos de válvulas pueden ser diseñadas tanto en paso recto como con tres vías. Pueden ser mezcladoras, consistentes en dos tramos de entrada y uno de salida o desviadoras, funcionando a la inversa.

Como ejemplo tenemos las Válvulas Bardiani de nuestro catálogo de productos

Válvulas de alivio de presión o de seguridad

Estos tipos de válvulas y su funcionamiento hay que entenderlas bajo el concepto de recipientes presurizados. En estos, es necesario mantener unas condiciones de presión máxima para impedir que puedan sufrir daños y tengan una avería irreversible.

Estas válvulas suelen estar diseñadas en un ángulo de 90º que permiten una rápida evacuación del gas o fluido circulante en el momento de una sobrepresión dada, favoreciendo un descenso rápido de ella. La apertura del sistema lo facilita un muelle, que se abre posibilitando la evacuación del sistema, provocando una disminución en la presión de este.

Saber utilizar los tipos de válvulas según su función es la mejor forma de tener controlado todos los aspectos en la circulación de un fluido o gas. Fundamentales para el diseño de redes tan importantes como las de abastecimiento y saneamiento, tanto urbanas como domésticas y en aplicaciones de numerosos equipamientos industriales.