Horario Oficinas: 9-14h y 16-19h
gargil@gargil.es

Qué es una válvula de mariposa

23/11/22

Válvula de mariposa

La válvula de mariposa es una de las que más se usa en las industrias que trabajan con líquidos a diario, ya que tiene una serie de características que la hacen ideal en estos entornos, como por ejemplo lo económicas que son.

Además, permiten cierres estancos y su apertura es muy sencilla, incluso hecha de forma manual, por lo que se pueden ver en fábricas del sector de la alimentación, farmacéutico o petroquímico.

Válvula de mariposa: ¿sabes qué es?

Una válvula de compuerta o mariposa está compuesta por un cuerpo y un disco de mariposa que permite abrir o cerrar la válvula.

Este disco es muy delgado, de modo que ofrece poca resistencia al líquido cuyo paso regula, de manera que el actuador de la válvula de mariposa se puede accionar sin realizar demasiada fuerza, algo que hace que la automatización sea más sencilla y económica.

¿Para qué se usan?

Se emplean en sistemas por los que circulan líquidos, y también valen para pastas semilíquidas, pero no se llevan nada bien con los fluidos en los que hay partículas en suspensión, pues impiden que la válvula de mariposa haga el cierre total.

Estos fluidos pueden ser incluso corrosivos o abrasivos, ya que el cuerpo de la válvula no tiene contacto directo con el líquido. Así, el cuerpo se fabrica en materiales más económicos, mientras que la mariposa se hace con componentes de mejor calidad que resisten la corrosión.

Gran resistencia al desgaste y una gran estanqueidad

Estas válvulas se caracterizan por ser muy resistentes, aguantan muy bien los desgastes y proporcionan una buena estanqueidad. Además, existen algunas con hasta cuatro excentricidades si la estanqueidad tiene que ser perfecta.

Cuando se recurren a dos, tres y hasta a cuatro excentricidades, en lugar de cerrarse mediante el eje central, soportan muy bien las condiciones de altas presiones y temperaturas extremas.

Pequeñas y ligeras

Otra de las características de las válvulas de mariposa es que son pequeñas y ligeras por su tipo de funcionamiento, algo que siempre es una ventaja en las industrias, ya que eso facilita su instalación, manejo y sustitución, en algunos casos solo con la intervención de los técnicos y sin emplear grúas o similares.

Su funcionamiento es similar al de las válvulas de bola, pero estas son mucho más pesadas y voluminosas, aunque a cambio tienen un cierre peor, a no ser que optemos por las de varias excentricidades.

Tipos de válvulas de mariposa

En la industria, se usan una gran cantidad de tipos de válvulas de mariposa, pero hay dos tipos principales y que son las que más se ven en los sistemas de manejos de fluidos:

 

Valvula mariposa Tipo Wafer

De las más usadas en la actualidad, se suelen escoger debido a la facilidad con la que se montan, ya que se ponen entre las bridas de la tubería y luego se fijan con unos tornillos, quedando bien ancladas.

Es muy ligera, lo que facilita que se pueda poner entre las bridas de las tuberías sin que ponga en riesgo la integridad de esta y además es más económica que la de tipo Lug, que es otra de las que más se emplean.

Debido a la manera de fijarse no es la más estable, así que en presencia de vibraciones no es la mejor, puesto que al final se puede llegar a abrir.

También por la forma en la que se fijan no son las ideales a la hora de trabajar con fluidos peligrosos, pues de darse un incendio se podrían soltar por la dilatación de los metales, provocando pérdidas que no son asumibles con el correspondiente riesgo de propagación de vapores tóxicos.

Tipo Lug

A diferencia de la anterior, alrededor de ella hay varios agujeros con los que se puede fijar de manera firme si se va a montar entre las tuberías.

No se mueve ni aunque existan vibraciones o se sometan a grandes presiones, pues queda muy bien fijada a la brida soldada que lleva el tubo.

Por sus características, más que entre tuberías, la vemos al final de la línea, de forma que con ella se controla el inicio y la finalización de la descarga de los fluidos, además de que se puede desmontar la tubería aguas abajo, con ella cerrada, sin que existan escapes.

El principal inconveniente es que es bastante más cara que la anterior, de manera que solo se emplea en los casos más necesarios, como cuando hay riesgo de fugas de líquidos que pueden suponer un peligro.

 

La válvula de mariposa comenzó usándose hace tiempo en las tuberías de agua, pero poco a poco ha ido evolucionando y ahora la vemos en una gran cantidad de industrias, pudiendo manejar incluso fluidos peligrosos o viscosos. Es muy barata y compacta, por lo que suele ser la preferida, algo que se complementa con la facilidad con la que se acciona.

CEO Gargil Suministros Industriales | + posts

Jose Antonio Garcia Mompeán es Ingeniero Técnico Industrial y Director de Gargil Suministros industriales desde el año 2005